Autor Tema: Bellezas sureñas  (Leído 63 veces)

plus minus reset

mascota infiel

  • Usuario Fundador
  • Ciudadano XL.
  • Mensajes: 11208
Bellezas sureñas
« en: Julio 23, 2020, 12:58:07 pm »


Hace dos años tuvimos la oportunidad de viajar a la Península de Valdés y hacer el avistaje de las ballenas. El plan era quedarnos tres días, más un fin de semana y volver el domingo temprano para poder empezar a trabajar el lunes renovados o, al menos, no liquidados. Además, íbamos con todo contratado desde Buenos Aires, así que la cosa era dedicarse a pasarla bien.

El viaje fue en mayo, y coincidía justo con la primera salida del año, cosa que el guía se encargó de recalcar todo el tiempo. La cuestión era, quiero creer, que los turistas no se decepcionaran si las ballenas (cetáceo que suele tener su propia agenda) no aparecían, cosa que solía ser muy posible, más a principios de la temporada. Pero parece que era principio de temporada para todo, porque mientras recorríamos en la camioneta el camino hacia el lugar de embarque, el guía comentaba "por acá suelen verse guanacos, pero estamos muy a principios de temporada, así que no esperen verlos". Ahora bien, resultó ser que fuimos muy afortunados porque, en eso, en medio de los pastos y espinosas, aparecieron un par de guanacos, y pronto vimos varios más. Extrañamente, eso pareció molestar al guía (que tenía pinta y olor a no haberse bañado en ese mes, tal vez por ser inicio de temporada calculaba que no iba a venir ningún turista) que empezó a decir "qué raro... bueno, tuvieron suerte". a continuación siguió hablando de la fauna local que tampoco deberíamos ver (zorros, marás, etc.) pero que, para su contrariedad, hicieron su aparición.

A pesar de lo evidentemente errado de sus pronósticos -y sus deseos- el guía no se daba por vencido, porque guardaba un as de espada para el final: si aparecían esos bichos menores, no aparecerían las ballenas y el que ríe último ríe mejor.

Llegados al lugar de embarque, tuvimos la oportunidad de disfrutar de otras de las características locales: los negocios cerrados. El capitalismo local suele quejarse de la "falta de previsibilidad", del "cambio de las reglas de juego", etc. etc. etc. Pero cuando uno tiene un kiosco en Puerto Pirámides sabe, repito, sabe perfectamente que el día tal de tal mes va a llegar a >Puerto Pirámides un grupo de n turistas (hasta el valor de n es previsible) con ganas de comer algo rico y/o tomas algo caliente, y está dispuesto a pagar por eso un precio mayor al que pagaría por lo mismo en Buenos Aires, pero no, el señor capitalista prefiere quedarse en su casa cagando mientras comenta boludeces sobre lo difícil que es ser empresario en este país en facebook antes que trabajar y ganar dinero decentemente.

Una vez embarcados, seguimos recibiendo por parte de los guías acuáticos la advertencia de que no esperáramos ver ballenas porque era princi... ¿eh?, ¿cómo?, ¿qué es eso?... no, no puede ser... Y sí, era una ballena, cabe decir que se trataba de una sombra grisácea entre las olas y el viento, pero se notaba el característico chorro de vapor y agua que delataba su respiración. Casi que era momento de pegar la vuelta, porque -siendo la primera salida de la temporada- no valía la pena esperar mucho más, pero redepente uno gritó "¡Una ballena!" y sí, era una ballena, y después aparecieron varias ballenas que venían y pasaban por debajo del bote, que daban vueltas por ahí, que hacías su show sin que los guías malaleche pudieran hacer nada, hasta que vino el frutillón de la torta: la ballena en ascensor, es decir, la posición vertical de la ballena que asoma solamente la cola.

Como solamente faltaba que las ballenas nos invitaran a cena en el jardín de los pulpos, llegó el momento de volver a tierra.

El guía ya no nos dirigía la palabra, pero mascullaba (no exagero) "qué raro, es principio de la temporada, qué suerte que tuvieron..." como si fuera la mayor de las injusticias cósmicas haber visto animales que andan por ahí desde hace un par de millones de años.

Dejo para otra ocasión el comentario acerca de la excelente calidad de servicio de hostería que tiene el sitio de avistamiento de lobos marinos de Península de Valdés, sobre la culinaria refinada de Puerto Madryn (puro marisco de lata, por ejemplo), las delicias de viajar por low cost y alguna otra razón por la que difícilmente volveré a ese lugar tan bonito de nuestro país.





 
« Última modificación: Julio 23, 2020, 01:03:08 pm por mascota infiel »

Unicordio

  • Webmaster
  • Ciudadano XL.
  • Mensajes: 6836
Re:Bellezas sureñas
« Respuesta #1 en: Julio 23, 2020, 01:12:33 pm »
Por eso me gusta turistear sin guias ni contratos.
Por eso somos cinco.

mascota infiel

  • Usuario Fundador
  • Ciudadano XL.
  • Mensajes: 11208
Re:Bellezas sureñas
« Respuesta #2 en: Julio 23, 2020, 03:19:31 pm »
Y vas nadando vos solito a ver las ballenas ¿no?...

Unicordio

  • Webmaster
  • Ciudadano XL.
  • Mensajes: 6836
Re:Bellezas sureñas
« Respuesta #3 en: Julio 23, 2020, 05:00:51 pm »
Las miro desde la costa.
O buscó alguna atracción que no necesite guía
Por eso somos cinco.